Cuando se “agüita” la pelota caliente