El día que México dejó plantada a la NFL