Un día regular de un Godínez aficionado al futbol