¿El futbol es poesía?