De futbolistas magnates y políticos “mendigos”