La matemática del “infierno”