La “tortura” en el ciclismo de ruta