Un playball diferente en la LMB