Sin Obamacare, el deporte sufrirá