Godínez: América y la final