La locura del mercado en la NBA