La muerte es “el piloto” del Dakar