Los alpinistas pierden a su joya