René Higuita, el escorpión inmortal