Un “demente” inmortal